Mun Shop

Mun Shop

Mun se creó en el 2018 en Valencia, mi cuidad natal. Conocí a Laura, la creadora de Mun, a través de una amiga de mi madre. Desde un primer momento, Laura y yo tuvimos una conexión especial, por eso no es de extrañar que, en el mismo café, decidimos crear una colección cápsula.

Los slippers, hechos a mano, se hacen de principio a fin en España. Para mayor comodidad, Laura decidió utilizar neumático reciclado para las suelas.

Es un producto atemporal, perfecto para todas las estaciones, ya que, para invierno, la marca propone conjuntarlos con sus originales calcetines.

También diseñan alpargatas para el verano, hechas a mano por artesanos alicantinos.

Entrevista a Laura, CEO y directora creativa de Mun Shop

¿Cómo nació Mun Shop? ¿En qué te inspiras a la hora de crear un nuevo modelo?

MUN nace de un viaje a Venecia. Paseando por una pequeña calle, me topé con una antigua tienda de venecianas. Tenían una infinidad de venecianas de terciopelo de todos los colores. Me gustaron muchísimo y me compré varias. No obstante, al utilizarlas, comprobé que su fina suela de bicicleta no me resultaba cómoda para llevar por la calle, ya que era demasiado fina. No sabría decirte qué fue el detonante, pero un día decidí lanzarme a la aventura y crear Mun. Decidí mejorar la suela para poder llevarlas por la calle, por lo que, tras varias pruebas, opté por añadir una suela de neumático reciclado.
A la hora de crear un modelo, simplemente me inspira una tela que me guste, una combinación de colores, guardo recortes y fotos de las cosas mas inverosímiles que luego me sirven para combinar las rayas de los calcetines o el ribete de un tono del terciopelo. Pero hay una regla de oro que sigo: sólo hago aquello que yo me pondría, quizá con esto pierdo el sector de clientela diferente a mis gustos, pero me resulta imposible poder vender algo que yo no utilizaría.

 

Si tuvieses que definir la marca con tres palabras, ¿cuáles elegirías?

Mun Shop - Matiz

Cómoda, sostenible y unisex.

 

Como ya sabes, me han parado muchas veces por la calle para preguntarme de dónde eran mis venecianas. ¿Crees que tus diseños llamativos son la causa del éxito de la marca?

Sí, a mí también me han parado varias veces llevando el modelo Ikat que diseñaste la temporada pasada. La primera colección que hiciste para MUN, fue un antes y un después para la marca, nos enseñaste a atrevernos con las combinaciones de estampados y colores.
Creo que MUN reúne varias cualidades, es un slipper muy cómodo, con el que añadir distinción, color y un poco de audacia al combinarlo con sus calcetines a juego. Creé Mun para evitar ‘’los uniformes’’ urbanos. Los modelos estampados evidentemente son llamativos, perfectos para darle un toque chic a cualquier look.

 

A parte de ser un producto hecho a mano, las suelas de las venecianas son de neumático reciclado, ¿crees que tras esta crisis sanitaria la mentalidad de la gente a la hora de comprar va a cambiar? ¿Crees que vamos a dar prioridad al slow fashion?

El espíritu sostenible ya lo teníamos interiorizado antes del Covid.
En cierta medida sería lógico que después de esta crisis sanitaria, hubiese un cambio de actitud hacía el «compra menos y mejor». Escoger artículos más duraderos de mejor calidad y por supuesto sostenibles.

 

Aun hoy, no es habitual ver cómo una mujer de mediana edad empieza su propio negocio, ¿qué le dirías a una mujer que ha rechazado o inhibido su lado empresarial por miedo al fracaso? ¿O peor, al «qué dirán»?

Le diría tantas cosas…Comenzar algo a los 50 tiene muchas ventajas, sabes más de la vida, de lo que quieres y de porqué lo quieres. Y aun más importante, sabes lo que estás dispuesta, o no, a sacrificar. En mi caso, me gusta arriesgar, necesito sentirme activa. Para mí el trabajo es enriquecedor. No obstante, debo confesar que, al crear MUN desde cero, ha habido un aspecto trascendental, yo ya fracasé una vez y estas experiencias negativas son de las que más se aprende, al menos yo aprendí, tanto o más que en la universidad.