«Sólo las puntas, por favor» u otras maneras de dejar de confiar en tu peluquero.

leer más